viernes, 7 de junio de 2013

El comienzo de la madurez.

Sí, muchas risas y buenos momentos he tenido gracias a mi inseparable retinosis. Lo cierto es que los recuerdos de la adolescencia son los que más borrosos tengo (será de tanta fiesta...) pero, sin lugar a dudas no habría sido lo mismo. No nos hubiéramos caído de culo por correr como locas en plena oscuridad por el campito de la mano...yo le decía 'nos vamos a caer!!', y ella dale que dale 'que yo veo!!', pero el problema era la velocidad cuesta abajo...y plofff, nos caímos; pero no importó, nos reímos...como cuando una estaba en un lado de la calle y la otra en otro y cruzábamos corriendo...chas, choque frontal sin protección...
Pero cuando realmente empecé a darme cuenta de mis limitaciones fue al empezar a trabajar...claro, no se le ocurre otra cosa a la vida que ponerme de comercial de calle...si es que...el caso es que vendía R por toda Coruña-empresa gallega ee teléfono, internet y televisión-, pateaba las calles, y los edificios, y tenía que entrar en casas ajenas...huy, huy, qué poco sabían mis jefes lo peligroso que podía resultar para el moviliario de los posibles clientes...
Lo llevaba bien, me gustó desde el principio eso de dar el coñazo, pero con estilo y educación, no vayáis a pensar mal, que nunca fui de eses comerciales sin corazón que venderían hasta a su madre... Eso sí, como oscureciese mucho...pal bar, o a un edificio grande, que previamente había conocido y memorizado cuando fuera había luz...
Vendía bien, y me lo pasaba mejor, aunque empezaba a ser más consciente que nunca de mis limitaciones...y ahí mi querido cerebro vulgar empezó a evolucionar!!sí, sí, él solito creó fórmulas de protección, que es invierno, y no conoces la zona??nada mejor que un paraguas para ayudarte, nadie sabe que ves mal y te guía...que quedaste cuando es noche ya con compañeros para volver a la oficina en coche??oye, que me sabía todas las matrículas de sus coches!! Y no, no me las estudié, mi cerebro lo hizo automáticamente...lo peor, lo más difícil de llevar era ir a un bar nuevo con los compañeros y necesitar ir al baño...pues eso de que está al fondo a la derecha siempre...mentira, sucia y vil mentira!!
Que por supuesto que sabían lo que tenía, pero yo trataba de superarlo, de que no pareciese tonta...quizás otro error, pues no lo era, pero quería demostrarme a mí misma que podía hacer lo que los demás, y vaya si pude!!