viernes, 30 de agosto de 2013

Un pedacito de mí...

No sé si he de estar agradecida a la vida o más bien emputecida con ella...pero lo cierto es que la mayor parte de mi existencia mi retinosis ha sido el menor de mis problemas...
Cuando era adolescente me suponía una diferencia notable con el resto de mi mundo...pero era más divertido que frustrante...luego empecé a trabajar y me independicé...por lo que las facturas me comían viva!!qué rápido nos damos cuenta entonces del gran esfuerzo que hicieron nuestros padres!! Pues nunca llega para nada lo que tanto esfuerzo cuesta ganar...después...vino mi familia...
Mi querida familia, por la que tanto hubo que luchar contra viento y marea...conseguir la custodia de Patty fue todo un triunfo...resultado de muchos y muchos años de esfuerzo, lucha, baches, disgustos, preocupaciones, gastos...nos consumió a todos...especialmente a mis suegros...ya mayores...los pobres aguantaron lo justo hasta que se consiguió...
Sí, una vez todo en orden, cuando deberíamos haber empezado a disfrutar ya de la vida...pumba!!toma ostia!! Mi suegra estuvo todo un año de hospitales, no aguantaba ni un mes sin tener que volver...y cada tres lo más tardar volvía a estar ingresada...fue un horror, nos consumimos...el niño tenía un añito, mi suegro no podía vivir sin ella, nosotros trabajando...la última fue en coma, pues no le llegaba el oxígeno al cerebro, y se nos iba...yo dormía allí con ella...bueno, estaba y cabeceaba...mi marido de aquí para allá todo el día...nos levantábamos, dábamos desayunos y biberón, nos ocupábamos un poco de la casa y yo intentaba dejar la comida lo más a punto posible...e íbamos a hablar con el médico...luego le dábamos la comida, recogíamos a la niña del cole y yo me iba a currar...la mayoría de los días ni siquiera tenía hambre...mi marido volvía para casa, hacía y daba la comida, atendía al bebé y se ocupaba de las tareas escolares de la niña...yo salía a las nueve de la noche, me recogía, íbamos a ver a mi suegra y pa casa a hacer cena, lavadoras, muchas veces dejar algo de pota listo para el día siguiente e intentar dormir...y estaba aprendiendo a cocinar!!...y vuelta a empezar...unos días antes de Navidad le dieron el alta, vino toda ida, con oxígeno día y noche, teniendo que comer de purés y encamada...ya no volvió a andar...siguió siendo un tute impresionante y agotador, tuvimos que aprender tantas y tantas cosas...es muy fácil cambiar una cama con una persona inmovilizada encima, pero tienen que enseñarte...y par ello has de buscarte la vida...y obviamente no es lo mismo cambiar a un renacuajo que a una persona mayor...pero mejoró, no anda, está en silla de ruedas, pero tiene la cabeza en su sitio, que es lo más importante. Mi suegro...él no lo aceptó nunca...de toda la vida era su mujer la que le hacía absolutamente todo...y ya no podía ser...empezó por no comer, pues mi comida no era la de ella...y realmente nunca lo será, puedo hacer cosas muy ricas, pero ni tengo cincuenta años de experiencia, ni soy ella, ni lo servía sin horarios...lo peor eran las noches..,ella se quitaba la máscara continuamente...la odiaba...incluso tuve que atarla a la cama como hacían en el hospital...éramos familia, enfermeros, psicólogos, limpiadores...y todo 24horas al día, todos los días...agotador y demacrante...mi suegro fue a peor, muy a peor, hasta el punto de acabar encamado, llamándonos a gritos cada dos por tres, y muy ido...y él no volvió en sí...yo ya no veía nada, y era todo un logro conseguir que comiese media tacita de sopa y un flan o un quesito fresco...y se volvió agresivo...tan sólo quería beber, beber pepsi a todas horas...al final, después de mucha lucha, conseguimos que lo ingresaran...menos mal, pues si se nos llega a ir en casa...y no duró dos semanas..,se murió el 31 de diciembre...del año pasado...un horror, una situación demasiado bizarra...
Después vinieron los graves problemas económicos, pues ya no teníamos su pensión, mi suegra no tiene los papeles en regla pues pasaron de hacerlos en su día...y tuvimos que decidir entre comer o pagar el piso...
Ahora parece que empezamos a mejorar, que vamos a salir adelante, a contragusto por la decisión obligada de dar a Toby...pero vamos viendo la luz...
Por todo ello nunca he tenido tiempo real de plantearme lo que me supone realmente el no ver...obvio, he tenido bajones, y grandes, mentiría si dijese lo contrario...pero he tenido que seguir con mi vida, haciendo todo como si viese...con nuevas técnicas y truquillos...pero haciéndolo...cocino, limpio, hago cajas, cargo pesos, hago la compra, cuido de los míos...y me atreveré a decir que sino mejor igual que antes sí, sin duda. 
Aún así tengo miedo, me aterra que cuando todo se asiente por fin y no tengamos problemas graves...me derrumbe, me estrelle de bruces contra la realidad que, hasta ahora, ha tenido que quedar ya no en segundo, sino en cuarto o quinto plano...pero entonces no tendré más remedio que hacer balance y saber apreciar todo lo que he podido hacer e hice sin ver...y contra eso mi cabeza, mis miedos no podrán vencer...pues los hechos sí son reales, no me los imagino ni supongo...
Así que, no te agobies con que puedes perder la vista, ni con que percibes que la estás perdiendo...yo hago muchas cosas nuevas y muy gratificantes desde entonces, como escribir y compartir mis vivencias, mis sentimientos, mi esencia...y sigo siendo yo.