martes, 17 de diciembre de 2013

El dolor...

Me carcome por dentro...se empeña en tirar de mí...no quiero, pero puede más que mis humildes e insistentes ganas de ser positiva y disfrutar lo bueno...cómo hacerlo?? Cómo, si cada dos por tres sigo sintiéndome vacía?? Me duele el alma...sí...me desgarra...me hunde...me encabrona...y, por momentos, parece que va ganando...
Este viernes se nos fue para el cielo el abuelo de mis primos...y me siento rota...y culpable incluso...
Empezaré por el principio...
Desde los once meses me crié con mi madrina y mi tío Jesús, circunstancias de la vida que no voy a contar en este momento...primero debo prepararme para ello...el caso es que mi madre tenía dos hermanas, una de ellas es mi madrina...y me crié con ella...aunque estuve mucho con mi tía también...la cual tenía un hijo al que le llevo cuatro años...y sus abuelos eran espléndidos conmigo!! Venía él, Valentín, a buscarnos los domingos, nos llevaba a su lavado y engrase, nos llevaba al video club, si hacía bueno al club del mar...luego íbamos a casa de la bisa...me encantaba, nos daba bocaditos de nata...después a por el bollito de la merienda...y pa casa a comer, la rica paella de Amparo...no eran mis abuelos, yo era consciente, muy consciente, pero nunca, jamás, hicieron la más mínima diferencia entre mi primo y yo...para ellos yo era una más...y lo llevo muy dentro...son cosas que no se olvidan, máxime cuando tu familia está más que rota...cuando sientes que no acabas de encajar en ningún sitio...te sientes perdida...y desplazada...gracias a Dios no me ocurría con todo el mundo!! Y ellos eran especiales, auténticos...me querían por ser yo, no me juzgaban por lo que hubiesen hecho o dejado de hacer mis padres...
Obviamente yo tenía mis propios abuelos...por parte de madre?? Son muy cortos y efímeros los recuerdos, pues no estaban hechos de buena pasta...siempre dieron problemas...y apenas hubo contacto...llegaron incluso a torcerme la cara por la calle, un día que volvía del colegio con una amiga...eso sí, después pidieron mi custodia...cuando ya era mayorcita y estaba enderezada...quizás pensaban que así enmendarían la mierda que hicieron con mi madre...pero gracias a Dios el juez me escuchó y le pareció muy coherente mi negativa...y por parte de padre?? He de decir que no los conocí...no hasta que ya mayor, independizada, los busqué...sólo quedaba ella...y nunca hubo contacto estrecho...
Así que, para mí, el papel de abuelos lo hicieron ellos, llenaron mi niñez de confianza, de seguridad y cariño...pero la vida da muchas vueltas...y mis tíos se separaron...yo vivía con mi madrina...hermana de mi tía...y, como es lógico, mi tío Valentín se separó de nosotros...entiendo su postura, no hay reproches, pero...a mí me faltó mucho, todo su cariño, el de sus padres...su manera de ver la vida...me faltó el sentirme realmente querida por quienes no tenían la obligación moral de hacerlo...
Hace ocho años murió Amparo, y yo ni me enteré, pues parece que para parte de mi familia yo no era quien para estar ahí...es como si fuese de la familia pero sin serlo...
Este viernes, 13 de Diciembre, murió él...mi abuelo prestado...me enteré, pues el Facebook consigue ponernos en contacto con casi cualquiera...bendito Facebook!! Se me rompió el alma...estuvo ingresado, pues lo tuvieron que operar por segunda vez de la cadera...se la rompió...y yo quería ir a verlo...pero entre catarros y familia...no fui...y ahora, ya no lo tendré nunca más enfrente...fuimos a todo, al velatorio, el entierro y la misa...por nada del mundo me lo quería perder...pero me siento mal...por qué no los fui a visitar en vida?? Supongo que la propia existencia da muchas vueltas...y muchas veces se nos escapa lo más importante...lo esencial...lo que sí vale la pena hacer...lo sé, ahora no sirve de nada lamentarse...lo hecho, hecho está...no hay vuelta de hoja... Espero y deseo que ahora sepa cuánto significó para mí...cuánto lo quiero...y que nunca, jamás, lo he olvidado, ni lo olvidaré...
D.E.P. 
Don Valentín, ahora desde el cielo, le pido siga cuidándonos como siempre lo hizo...y le dé un beso muy, muy grande a Doña Amparo de mi parte...los quise, los quiero y los querré, y siempre estarán conmigo...